Decora tu hogar en Navidad con materiales reciclados

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La época navideña promete altas dosis de amor, familia, bondad, amabilidad, ilusiones, felicidad, buenos deseos… Todo un conjunto de elementos que conforman ese intangible que se ha dado en denominar “espíritu navideño” y del que es posible (y, a veces, inevitable) contagiarse en mayor o menor medida. La decoración del hogar es una de las mejores maneras de empapar de buenas vibraciones nuestras casas y prepararlas (y preparar a sus habitantes) para las celebraciones que vienen, incluso unos días antes de que el calendario marque el pistoletazo de salida.

Ahora bien, si no quieres gastarte una fortuna en decorar tu casa para Navidad, si te gustaría que la decoración tuviese tu sello personal, si crees que puede ser una buena idea convertir la tarea en una actividad familiar, no quieres participar del consumismo también asociado a estas fechas o todo a la vez, te proponemos dar una nueva vida a algunos de los materiales y objetos que te rodean y apostar por la decoración navideña con materiales reciclados.

Para ello, hemos recopilado algunas ideas que parten de un nivel de dificultad asequible para cualquier persona. Al fin y al cabo, todo el mundo puede poner su granito de arena para que la Navidad sea un poco más mágica. ¡Imaginación al poder!

Un árbol sobre la pared

Una de las tendencias que más se ha popularizado en los últimos años y una excelente alternativa para aquellos salones en los que no sobran los metros cuadrados es optar por construir un árbol de Navidad sobre una pared.

Una opción sencilla y con aires rústicos pasa por utilizar palitos de madera de distintas longitudes con los que formar un triángulo sobre la pared. Elige los más rectos y con menos irregularidades que encuentres y fíjalos ayudándote con unos alfileres. ¡Fácil!

Adornos únicos

Tanto si has optado por hacer tu árbol en la pared como si ya tienes un abeto de Navidad natural o artificial, el siguiente paso es ocuparte de los adornos.

Puedes decorarlo de la manera tradicional utilizando brillos, luces y una estrella para coronarlo. También puedes ser creativo y salirte de los esquemas: desde decorar las ramas con cartones recortados u origami hasta optar por utilizar objetos más originales como bombillas pintadas, antiguos compact discs, fotografías, postales, ¡o incluso moldes para pastelitos!

El Belén

Otro clásico de la decoración navideña es la representación de la natividad del niño Jesús o, como normalmente nos referimos a ella, el Belén. Si no tienes figuritas para reutilizar de año en año, será muy sencillo componer tu propia escena con muy pocos materiales: las figuras están tan arraigadas en el imaginario colectivo que no necesitan de mucha elaboración para ser claramente reconocibles.

¿Nuestra apuesta para 2018? Optar por el corcho, uno de los materiales más ecológicos y que los hogares españoles desechan en gran medida. Si has tenido la previsión de guardar unos tapones, utilízalos para construir uno a uno a los protagonistas de tu Belén: la virgen María, San José, el niño Jesús, los animales, los Reyes Magos… Si te apetece, puedes utilizar un rotulador para pintarles caras o vestimentas o servirte de papeles de distintas texturas o, incluso, trocitos de tela.

Naturaleza a la mesa

Pocas veces se prepara la mesa con tanto mimo que con ocasión de las comidas y cenas navideñas. Además de sacar la vajilla y la cubertería de las grandes celebraciones, algunos detalles navideños sobre el mantel le darán un toque aún más especial.

Si tienes ocasión, te proponemos localizar un pinar y salir en busca de algunas piñas y hojas de aguja: no necesitarás más para componer unos preciosos centros de mesa. Si quieres darles un toque de color, prueba a combinar las piñas con frutas como granadas, membrillos o manzanas.

Como ves, dejarse contagiar y contagiar a los demás del espíritu navideño es fácil, barato y un estupendo ejercicio de creatividad. ¿Te animas a poner en práctica estas ideas?