IBI, tendencias en Madrid y Barcelona en 2016

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) sigue siendo la columna vertebral de la financiación local. Es el impuesto municipal que más recauda, y representa de media casi el 30% de los ingresos anuales de los ayuntamientos. Además, se trata de un impuesto estable, por lo que ha sido su salvavidas durante la crisis económica, pero a título individual es uno de los impuestos que más impacto tiene en el bolsillo de los españoles.

También es potestad de los ayuntamientos fijar su tipo impositivo, que dentro de los márgenes fijados por la Ley de Haciendas Locales se establece, aproximadamente, entre el 0,4 y el 1,10% para los inmuebles urbanos. Este porcentaje se aplica sobre el valor catastral del inmueble. Pero la diferencia entre situarse en tipos bajos o altos no es baladí: el esfuerzo económico que supone el IBI de un inmueble con un valor catastral de 100.000 euros podría oscilar entre los 400 y los 1.100 euros anuales, dependiendo del municipio en el que se encuentre situado.

Esta desigualdad, por ejemplo, se ha puesto de manifiesto en el estudio sobre la Fiscalidad de la promoción inmobiliaria realizado por el catedrático de Derecho Financiero y Tributario Pablo Chico para la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) y que incluye un ranking comparativo de los tipos de IBI en los distintos municipios de la Comunidad de Madrid, así como las variaciones del impuesto entre 2015 y 2016.

  • El municipio donde más ha aumentado el IBI en el último año es Pinto, le siguen San Sebastián de los Reyes, y Torrelodones. En el otro extremo, Las Rozas es el municipio que ha efectuado una mayor rebaja, seguido de San Fernando de Henares y Madrid Capital.
  • En términos absolutos, Alcobendas es el municipio madrileño con una mayor tasa de IBI en 2016, seguida de San Fernando de Henares y Pinto. Por contra, los vecinos de Leganés, Coslada y Boadilla del Monte están gravados con las tasas de IBI más bajas.

En la provincia de Barcelona, las diferencias también son sustanciales según datos aportados por la Diputación.

  • Carme fue el municipio que más aumentó su IBI en 2016, seguido por Tonel y Fonollosa. La mayor bajada se la apuntó Sant Antoni de Vilamajor, seguido por Calaf y Cubiles.
  • En términos absolutos, los municipios barceloneses con un mayor gravamen son Capellades, Capota, Copos y La Llacuna. En el extremo opuesto, municipios como Montgat, Gaià, Sagas y Viver i Serrateix, entre otros, tienen la tasa es la más baja de la región.

Independientemente de estas subidas y bajadas en el tipo de gravamen del IBI, también hay que tener en cuenta las actualizaciones de los valores catastrales que se realizan periódicamente, ya que, en la práctica, estas suponen un aumento impositivo en el 90% de los casos, aún cuando el tipo aplicado sea el mismo.