Urbanismo participativo: cuando los ciudadanos moldean su ciudad

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El urbanismo participativo, es decir, aquel en el que los ciudadanos intervienen directamente en la concepción y en la toma de decisiones relativas a la planificación urbana no es una idea nueva. Sí lo es, en cambio, la tecnología, que otorga a todos los habitantes de la ciudad la posibilidad de opinar online de una forma fácil, accesible y transparente 

Si hace apenas un par de años los mecanismos se concretaban en la recepción y curso, más o menos formal, de sugerencias, alegaciones, consultas o encuestas por parte de asociaciones de vecinos u otros colectivos, hoy las herramientas online permiten la recepción de ideas y su valoración, el intercambio de comentarios y pareceres entre conciudadanos y las votaciones públicas, posibilitando la mayor implicación de estos en los proyectos que se desarrollan en las urbes en las que residen.    

 

Plaza España: el primer gran proyecto participativo  

La remodelación de la Plaza de España, en Madrid, puede considerarse el primer gran proyecto abierto a la colaboración de la ciudadanía en España para el que el ayuntamiento de Manuela Carmena abrió la posibilidad a todos los empadronados mayores de 16 años de opinar sobre las futuras obras de mejora de la zona.  

La iniciativa echó a andar en 2015 con la recepción de opiniones y sugerencias (provenientes de vecinos, comerciantes, empresarios, técnicos, universidades, ciudadanos…) que se utilizaron para redactar las bases de un Concurso Internacional de Ideas. De entre los participantes, se seleccionaron cinco proyectos y, entre ellos, un jurado técnico descartó tres. Los dos restantes se sometieron al escrutinio público y el llamado ‘Welcome Mother Nature Good Bye Mr. Ford’ se alzó ganador: fue apoyado por el 52% de los votos de los 212.000 participantes. 

Aunque la propuesta inicial ha sufrido algunas modificaciones, este proyecto incrementará el arbolado de la zona, las zonas peatonales y conectará la plaza con Gran Vía a través de una explanada. Se prevé que la obra sea adjudicada a finales de 2018 y comience el año que viene.     

 

Tras la estela de Madrid  

El software utilizado por el portal ‘Decide Madrid’, a través del cual se han articulado estas y otras consultas ciudadanas en la capital —y que recientemente ha sido premiado por la ONU)—  fue desarrollado por el propio ayuntamiento de Madrid y liberado en código abierto a través del proyecto Consul. Esta iniciativa ha facilitado que otras administraciones o entidades se sirvan del mismo, lo que ya ha sucedido tanto dentro de nuestras fronteras como fuera de ellas; París, Montevideo o Buenos Aires son algunos ejemplos de ciudades que han desarrollado sus propias plataformas a partir de esta tecnología. 

El portal Decidim Valencia del ayuntamiento de la localidad en el que actualmente se encuentra abierta la votación que decidirá el destino de 8 millones de euros a invertir en sus barrios; la página web Consulta Oviedo, en la que los cualquier ovetense puede aportar sus propuestas y decidir a qué proyectos se destinan los presupuestos anuales; o A Porta Aberta, la ventana online a través de la que los coruñenses votan sobre el destino de 3 millones de presupuesto municipal.  

Alicante, Cádiz, Huesca, Tarragona, Toledo o Zamora son otras de las capitales de provincia que también han desarrollado sus propios portales de participación ciudadana basados en este software libre para recoger propuestas y votaciones a las que se suma otro buen puñado de municipios españoles. Así las cosas, se prevé que el desarrollo de las ciudades responda, cada vez más, a las necesidades reales, a las ideas y a los deseos de aquellos que las habitan.