Vender tu casa en primavera

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La llegada del buen tiempo no solo acompaña a disfrutar de actividades al aire libre, también es buen momento para poner a la venta un piso. Según los expertos, las ventas se disparan en primavera y otoño, bajando considerablemente en los períodos vacacionales (agosto o diciembre). Eso sí, a la hora de vender un inmueble, es importante ponerlo a punto para que resulte más atractivo y la compra sea más efectiva. ¿Quieres saber cómo preparar tu casa para ello?

El mejor momento para vender

El mercado inmobiliario cerró en 2018 con muy buenos resultados y dicen los analistas que 2019 seguirá manteniendo esa tendencia al alza, especialmente en las ciudades de Madrid y Barcelona. Por comunidades autónomas, los precios más elevados se pudieron ver en Madrid, con 2.223€/m2, seguido de Cataluña con 2.211€/m2 o País Vasco, con 2.118€/m2. Es por eso que, los propietarios de inmuebles que los quieran poner a la venta, tienen un panorama por delante muy alentador.

Si a eso le sumamos que hay  un momento estacional favorecedor, el panorama es estimulante.  Según aseguran los expertos, la curva de compraventa de viviendas arranca a principios de año y va aumentando considerablemente hasta los meses de mayo y junio (incluidos). En agosto se produce un parón importante y vuelve a retomarse la actividad a partir de septiembre. Lo asegura Elvira Solana, bróker de Re/Max Advance. Ahora bien, los dueños de los inmuebles también tienen que poner de su parte y preparar la propiedad para que ésta sea más atractiva.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta otro tipo de factores de plena actualidad, como es el marco político. Sin duda, algo que afecta directamente a que los ciudadanos se animen o no a comprar una vivienda. Desgravaciones fiscales, acceso a hipotecas o tipos de interés son algunos de los agentes que contribuyen a la toma de decisiones.

Qué hacer cuando está tomada la decisión

Antes de comenzar a enseñar el piso, conviene prepararlo para que tenga más encanto. Sin duda, una de las cosas que más valorarán los futuros compradores es el estado de conservación del inmueble (exterior)y el tipo de reforma que tiene (interior), por lo que conviene poner foco en estos detalles:

  • Si el piso tiene terraza o balcón, es importante poner atención en este punto. Con la llegada del buen tiempo, cualquier cliente valorará el estado de la terraza y su decoración. Un buen consejo es acondicionar el suelo, arreglar los desperfectos de las barandillas, cambiar los toldos y llenar la terraza o balcón de flores o plantas.
  • Ventanas y persianas: cualquier comprador valorará si las ventanas son nuevas, si aíslan del frío y del calor, también del ruido y por supuesto, valorarán el tipo de cristal.
  • Aire acondicionado: con el calor, en algunas ciudades el sistema de aire acondicionado es más que necesario, así que probablemente una de las preguntas que el futuro comprador hará es cómo está preparada la vivienda para el verano. Si la instalación está hecha, será un punto a favor para la venta del inmueble, ya que el cliente tendrá gran parte del trabajo hecho.
  • Paredes lisas y pintura neutral: muchas personas optan por pintura lisa y el hecho de que el inmueble que van a adquirir ya tenga las paredes preparadas y lisas será algo que favorecerá su compra. Si además, el color de las paredes en suave, atendiendo a la estación de la primavera, el estado de ánimo del comprador será mucho más propicio para la adquisición.
  • Textiles primaverales: cualquier persona agradecerá una decoración neutral, tranquila y con colores que aporten calidez. Además, siendo primavera, están más que admitidos los tejidos suaves: algodón, lino, etc. Y estampados muy ligados a las flores o la vegetación. Eso sí, hay que tratar de prescindir de exageraciones o estampados muy saturados porque entonces conseguiremos el efecto contrario.
  • Decorar con plantas es un detalle que valorarán los futuros compradores, ya que dará la impresión de que la casa está viva y en ella hay energía positiva.
  • Los detalles sí importan: aunque la casa esté vacía, sí es importante que a la hora de enseñar el piso mostremos sus bondades: si hemos invertido en reformar la cocina, debemos ponerlo en valor, si el suelo tiene una madera especial debemos destacarlo o si los armarios son empotrados y de obra, conviene remarcarlo.

Otro de los puntos que suelen ser decisivos es el propio estado de la finca. Aunque este punto no depende tanto del vendedor, sí es importante hablar con el presidente de la comunidad o con el administrador para pintar la fachada y exigir que el portal siempre esté limpio. Sin duda, la primera impresión cuenta y el primer contacto con la vivienda será este. Si además el inmueble cuenta con zonas comunes, piscina o garaje, sumará puntos si todo se encuentra en buen estado.